CANCIONES DE LA PAREJA SOMETIDA (II): EL HOMBRE ENTRONIZADO

31 agosto 2018

Jacques Demy / Jean Cocteau: El bello indiferente

MUJER: No soy de esas mujeres que no hace más que interrogar e interrogar y que siguen a los hombres hasta enterarse de lo que quieren saber. No temas. (…) El señor hace lo que le da la gana y la señora debe quedarse en el hotel, encerrada bajo siete llaves… ¡Entendido! Antes no lo comprendía; ahora sí. (Jean Cocteau: El bello indiferente)

En el pasado, tal vez las mujeres tuvieran un Dios aparte, puesto que dentro del hogar, considerado su feudo (y al mismo tiempo su prisión) las obligaciones que le habían sido asignadas eran tantas y sus derechos tan escasos, que cuesta imaginarlas capaces de sobrevivir en una cultura convencida de que todas ellas (si exceptuamos a María) calificaban como seres humanos de segunda clase, a los que unos casos se protegía y en otros se abusaba, de acuerdo al humor masculino. Quizás las mujeres del pasado no consideraran que entre sus opciones de vida figuraba la posibilidad de enfrentar de igual a igual a sus parejas y reclamar atención a sus necesidades, por injusto que fuera el trato al que estuvieran sometidas.  Ni sus madres o amigas lo habían intentado con demasiado éxito, ni los guías espirituales de los templos que frecuentaban las alentaron nunca a cometer tal desatino, ni los correos sentimentales de las revistas femeninas hubieran convalidado ensoñaciones tan absurdas como esas. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios