ARIADNA Y OTRAS MUJERES ABANDONADAS POR SUS PAREJAS

23 junio 2017

En la mitología griega, los dioses del Olimpo experimentan las mismas pasiones y debilidades que los humanos, sus criaturas (y probablemente sus modelos, como ya sospechaba Hesíodo). La pareja formada por los dioses Hera y Zeus se encuentran y desencuentran en una serie de episodios no exentos de comicidad, por los repetidos adulterios de Zeus y los justificados celos de Hera. Algo similar pasa en la vida conyugal de la pareja del viejo y feo Hefesto y la bella Afrodita, que lo sucesivamente lo engaña con Ares, Anquises y Adonis. La infidelidad, sin embargo, por humillante que resulte para alguna de las partes, no quiebra del todo la relación inicial.

Dido y Eneas

El héroe Jasón arma una pareja tormentosa con la exiliada Medea, a quien deja tras haberle dado un par de hijos, para aprovechar un matrimonio de conveniencia con Glauca, hija del rey de Tebas. La inmortal Selene se enamora del mortal Endimión, y al ser víctima de una maldición, solo puede entrar en contacto con el hombre, cuando él está dormido y sin despertarlo. Logra amar, sin que su pareja sepa que es amado y (menos aún) que dormido corresponde a ese amor.

Dido es una reina viuda y exiliada, que funda la ciudad de Cartago. De acuerdo a La Eneida de Virgilio, otro exiliado, el troyano Eneas, es el hombre de quien Dido se enamora, a pesar de su decisión previa de consagrarse a la memoria de su marido. Eneas es alguien que no puede permanecer con ella, porque Júpiter le ha encomendado otra misión en otro lugar del Mediterráneo, la fundar la ciudad de Roma. Como no logra detenerlo, Dido se inmola en una hoguera. De nuevo, una mujer capaz de tomar decisiones trascendentales, revela que no es nadie, sin la compañía de un hombre que dé sentido a su vida. Perdida su pareja, la mujer no tiene otra alternativa que morir.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

AUTOEROTISMO Y DESDÉN POR LA PAREJA (II)

12 agosto 2016

Esa necesidad de olvidar su yo en la carne extraña, es lo que el hombre llama noblemente necesidad de amar. (Charles Baudelaire)

Alfred Kinsey en portada de Time

Alfred Kinsey en portada de Time

A mediados del siglo XX, los estudios del médico Alfred Kinsey revelaron que una enorme mayoría de los hombres y mujeres de los EEUU había probado la autoestimulación alguna vez, desde la más temprana infancia  y a lo largo de toda su vida. Ellos aceptaban confesarlo más que ellas, haber incurrido en esa práctica, una situación que si bien contrariaba la opinión dominante de que las mujeres no lo intentaban nunca, por pudor o temor, por autoestima, podía interpretarse como una verdad a medias (a pesar de la liberación sexual proclamada por el feminismo, las mujeres todavía se resistían a reconocer que se masturbaban, tanto si carecían de pareja, como si la tenían y de ese modo satisfacían una demanda que por diversos motivos no lograban satisfacer sus parejas).

Una imagen tranquilizadora y romántica de las relaciones humanas, sistemáticamente alimentada por los medios masivos, comenzó a derrumbarse en ese momento. La posibilidad de que cada uno de los integrantes de la pareja pensase en sí mismo, en su propia satisfacción, cuando estaba solo o acompañado. Lee el resto de esta entrada »


NOVIAS COMPRADAS, VENDIDAS, ROBADAS

17 junio 2016

En aquella época, las mujeres casadas se ponían una cinta en el cabello o un collar que estaba compuesto de monedas en forma de cadena. Las monedas solían ser parte de la dote de su matrimonio cuando se casaban. Era una costumbre establecida que al menos algo del precio de la dote sería dado a la novia, además de cualquier otro regalo personal de los padres a la novia. (Lucas 15:8)

William Dyce: Jacob y Raquel

William Dyce: Jacob y Raquel

Armar una pareja humana es un asunto que exige asumir complejas responsabilidades a las partes involucradas. Los acuerdos que permiten la vida en común, no prosperan sobre cualquier base, porque la comunidad tiene mucho que decir. Algunas culturas exigen de la familia de la novia, que compense al novio por los gastos en que habrá de incurrir al casarse. Otras culturas, en cambio, exigen que el novio pague por el privilegio de llevarse a la novia.

En la Biblia, Jacob no puede pagar al contado la dote que le exige Labán, su probable suegro, para casarse con su prima Raquel. Por lo tanto le ofrece la alternativa de trabajar siete años para él, sin cobrarle nada (ni tocar a la novia) mientras tanto. El rey Saúl exige a David algo todavía más incómodo para entregarle en matrimonio a su hija Mikhal: el pretendiente y futuro rey, debe presentarle 100 prepucios cortados a los enemigos filisteos. Lee el resto de esta entrada »


AMORES QUE DEJAN SU MARCA

25 mayo 2016
Franco Zeffirelli: Romeo and Giuliet

Franco Zeffirelli: Romeo and Giuliet

El primer amor deja su marca no pocas veces indeleble en la memoria, porque en el momento en que se lo experimenta, no hay otras experiencias con las cuales sea posible compararlo. El último amor suele ser recordado también, por las razones opuestas: clausura una etapa que no volverá abrirse. Ambos establecen dos límites que los diferencian del resto de las relaciones en las que alguien pudo involucrarse, sobre todo cuando esas relaciones fueron muchas y por ese motivo tienden a confundirse unas con otras.

El énfasis que se le otorga en tantas culturas a la virginidad femenina, o más bien a su pérdida por la penetración sexual de un hombre, manifiesta la posibilidad de que alguien pueda quedar marcado por el resto de su vida, gracias a un accidente que en muchos casos podría evaluarse como bastante trivial, si no acarreara embarazo. Nada más distante de la realidad. Esa marca oculta era el objeto de inspecciones minuciosas de casamenteras y maridos. Aquellas mujeres intactas, valían por esa única circunstancia más que las otras. Las marcadas, en cambio, dejaban de ser aptas para el matrimonio y el respeto, eran denunciadas ante la comunidad y quedaban libradas a la opción de prostituirse para sobrevivir. Lee el resto de esta entrada »


TANGOS DE AMORES NO CORRESPONDIDOS

13 mayo 2016

baile2Durante la primera mitad del siglo XX, en Argentina y otros países del continente americano, desde las radios y los discos de 78 rpm surgían voces masculinas fáciles de identificar, carentes de presencia física, que resultaban tanto más seductoras por ofrecerse incompletas, cuando las comparamos con los abrumadores recursos audiovisuales que acompañan, magnifican y no pocas veces suplen el desempeño vocal de los cantantes de hoy. En Argentina eran artistas como Hugo del Carril, Charlo, Héctor Mauré, Alberto Marino, Raúl Berón, Julio Martel, Agustín Irusta. Edmundo Rivero, Roberto Rufino y otros.

Esas voces no necesitan el apoyo de imágenes minuciosamente elaboradas, ni bandas sonoras apabullante; en ocasiones apenas acompañadas por algunas guitarras, narraban historias emocionantes, con frecuencia melodramáticas, que solicitaban la participación imaginaria de quienes las oían. ¿Cómo no sentirse involucrado? No costaba demasiado asociar la memoria de recuerdos personales, identificarse con las situaciones de la realidad planteadas por los versos. Lee el resto de esta entrada »


INDIFERENCIA O RECHAZO DEL SEXO EN PAREJA

31 marzo 2016
Paolo Veronese: Apolo y Dafne

Paolo Veronese: Apolo y Dafne

Corren veloces el dios y la muchacha, él por la esperanza y ella por el temor. Sin embargo, el perseguidor, ayudado por las alas del amor, es más rápido, se niega el descanso, acosa la espalda de la fugitiva y echa su aliento sobre los cabellos de ella, que le ondean sobre el cuello. Agotadas sus fuerzas [Dafne] palideció, vencida por la fatiga de tan acelerada huida, mira las aguas del Peneo y dice: “Socórreme, padre, si los ríos tenéis un poder divino, destruye, cambiándola, esta figura por la que he gustado en demasía”. (Ovidio: Las metamorfosis)

 

En la mitología griega, la ninfa Dafne, perseguida por Apolo, consigue que su padre, Peneo, la convierta en un arbusto, un laurel, con tal de salvarla del acoso del dios. Está en su derecho negarse a conceder su cuerpo al seductor, por poderoso que él sea, lo había hecho antes con otros pretendientes que hubieran querido limitar su libertad de cazadora, pero esta decisión finalmente le cuesta cara: pierde la voz, la movilidad y tersura del cuerpo humano, queda reducida a la materia poco apetecible de un arbusto rugoso, que Apolo utiliza como puede (elabora coronas con sus hojas perfumadas y siempre verdes, para llevarla siempre consigo). Lee el resto de esta entrada »


PAREJAS DE PERDICIÓN

3 enero 2016
Retrato de Giovanni Arnolfini y esposa (1434) Jan van Eyck

Jan van Eyck: Retrato de Giovanni Arnolfini y esposa (1434)

La necesidad de amor y compañía, suele ser en los seres vivos una necesidad tan difícil de postergar como la de respirar o alimentarse. En ciertos niveles elementales de la existencia, todo parece reducirse a la búsqueda ciega de la reproducción. Al avanzarse en la complejidad de la consciencia, se definen sentimientos que no siempre se logra controlar y con frecuencia enredan a quienes los experimentan. En su búsqueda de contactos amorosos, los seres humanos hacen concesiones imprudentes, opuestas al instinto de conservación, imaginan respuestas favorables que no habrán de obtener nunca del objeto de su afecto, cometen errores de cálculo que les cuestan demasiado caros y no pueden revertir.

La gente quiere ser amada; en su defecto, admirada; en su defecto, temida: en su defecto, odiada y despreciada. Quiere evocar algún tipo de sentimiento. El alma se estremece ante el olvido y busca la conexión a cualquier precio. (Hjalmar Söderberg: Doctor Glas)

Lee el resto de esta entrada »