SUMISION DE LAS MUJERES A SUS PAREJAS

17 febrero 2013
Floren Delbene y Libertad Lamarque: Besos brujos

Floren Delbene y Libertad Lamarque: Besos brujos

Entregarse a un hombre no constituye para ninguna mujer la garantía de que recibirá el amor y la protección que le prometen sus parejas y la sociedad da por descontada. Una vez que el hombre entra en posesión de la mujer, de acuerdo a la tradición patriarcal, puede hacer con ella lo que desee, incluyendo destruirla si lo defrauda por aburrimiento u oponer alguna resistencia. Esos poderes los ejerce incluso después de muerto, porque la familia exige de la viuda una fidelidad que ya no tiene objeto mantener.

Si la mujer muere, el hombre puede reemplazarla de inmediato, sea para darle una madre a sus hijos, sea para satisfacer las tareas domésticas, entre las cuales se encuentra el suministro de compañía sexual. La posibilidad de quedarse sin un hombre, en cambio, solo promete dificultades para la mujer, que de haber equivalencia entre los géneros, podría comenzar a considerarse libre de la tutela masculina.. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

DESGASTE Y PERSISTENCIA DE LAS PAREJAS (I): LA IDEALIZACIÓN

5 febrero 2013

Amor, amor, amor / nació de ti, nació de mí / de la esperanza. / Amor, amor, amor / nació de Dios para los dos / nació del alma. (María Teresa Grever: Amor)

Marc Chagall: Los novios de la Torre Eiffel

¿Cómo rechazar la idea de que nada menos que Dios ha decidido reunir a los enamorados? ¿Pueden los imperfectos seres humanos desafiar ese designio que se considera inescrutable? Una de las imágenes más seductoras (y a la vez menos probable) de la vida en pareja, es la promesa de eliminar las inevitables diferencias que existen entre dos seres humanos, que provienen de situaciones dispares, gracias a un proceso tan incontrolable como suele ser el enamoramiento, hasta llegar a fundirse el uno en el otro, como si la pasión que en algún momento comparten favoreciera la desaparición de las inocultables contradicciones, para dar lugar a una perfecta complementación, donde ya no habría sitio para la soledad de cada uno. Lee el resto de esta entrada »