LA PAREJA COMO FACHADA (I): Ser y parecer

28 agosto 2010

Príncipe Charles y Diana Spencer como figuras de cera

Hay una concepción seria (por lo tanto, restrictiva) de la pareja humana, que es el punto de vista privilegiado por las instituciones a las que interesa su perduración y su productividad (en hijos y ejemplo para el resto de la comunidad). Los líderes religiosos y los legisladores han elaborado un modelo de pareja que en la práctica no termina de imponerse a la gente, pero que de todos modos obliga a compararse con él, para pedir disculpas y corregir los desvíos que queden en evidencia, cuando alguien no se encuentra a la altura del modelo. La modernidad, que suele enfatizar su orgullosa carencia de lazos con el pasado, no desafía demasiado estas imágenes convencionales.

Cada oveja con su pareja. (Refrán español)

En el mundo contemporáneo, la gente del ambiente del espectáculo puede ser poco atenta a los valores tradicionales, pero al mismo tiempo depende muy directamente de la aprobación o condena que le dispensa un público masivo, que se siente autorizado para evaluar no solo el desempeño profesional de las figuras que admira, sino también su vida privada, por desinformado que se encuentre respecto de las circunstancias que incluye ese ámbito. Por eso, aquellos que en su privacidad no suelen respetar las convenciones sociales, se preocupan al menos de aparentar lo contrario, para no obstaculizar el disfrute de la audiencia masiva, ni alentar un rechazo que puede ser el fin de su carrera.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

PAREJAS SUICIDAS

12 agosto 2010

Para los artistas del surrealismo, que anunciaban una rebelión generalizada contra las convenciones burguesas, la muerte de los amantes suministraba el final perfecto para una historia de pasión amorosa, aquella que ninguna rutina conyugal o traición sería capaz de desgastar nunca. Por eso admiraban tanto una novela romántica del siglo XIX,  Wuthering Heights (Cumbres Borrascosas), en la que una pareja separada por las diferencias sociales, logra unirse en la muerte.

Stefan Zweig y esposa muertos

La imagen conmovedora de los amantes que deciden morir juntos, se desdibuja cuando se pasa del mundo imaginario a la realidad. ¿Por qué prefieren dos personas la muerte en compañía? ¿Cómo se llega a un acuerdo como ese? El novelista austríaco Stefan Zweig, tras haber huido del régimen nazi y refugiarse en Brasil durante la Segunda Guerra Mundial, prefirió envenenarse en un hotel de Petrópolis, con Elisabeth (Lotte) Altmann, su segunda esposa, antes que ver el triunfo de Hitler, para ellos inevitable. La pareja había dejado una serie de cartas dirigidas a los amigos y autoridades, en las que explicaban los motivos de su decisión. Todas las misivas tenían las estampillas necesarias para el envío por correo. Lee el resto de esta entrada »