MATRIMONIOS BLANCOS

25 febrero 2010

Giotto: Desposorios de la Virgen

Supongamos que uno de los integrantes de una pareja, por cualquier motivo, no deseaba casarse, a pesar de que las circunstancias lo obligaron a hacerlo, por las razones más opuestas; desde la transmisión de la herencia y el servicio a la Patria, hasta la consideración por su propio bienestar y el cálculo de la conveniencia de tener algún apoyo cuando llegue la vejez.

Si bien el solitario no fue capaz de resistir la presión social, de todos modos no acepta la totalidad de sus obligaciones, por lo que una vez que logra dejar fuera a los testigos, rechaza en la intimidad de la alcoba consumar el matrimonio que tanto exigían. Cuando logra convencer a su pareja de mantener la distancia, eso se denomina un matrimonio blanco. Lee el resto de esta entrada »


NARCISO Y ECO: PAREJA DISPAR

20 febrero 2010

Waterhouse: Narciso y Eco

En la mitología romana, Narciso y Eco forman una pareja atractiva, inevitablemente destinada al fracaso. ¿Cómo podían relacionarse un hombre obsesionado por sí mismo y una mujer vacía, que dependía de lo que dijeran los demás para manifestarse? ¿Qué tipo de comunicación asimétrica era posible entablar entre dos personajes tan poco adecuados para el diálogo?

Eco, originariamente una ninfa parlanchina, incapaz de callarse, había sido castigada por la diosa Juno (equivalente a la Hera de la mitología griega), que después de sufrir su verborrea le negó la posibilidad de tener un discurso propio, por lo que debía conformarse con repetir las últimas sílabas pronunciadas por sus interlocutores. Paralelamente, Narciso era un joven dotado por los dioses de una belleza sin igual, una situación que lo impulsaba a desdeñar a todos aquellos que lo pretendieran. Lee el resto de esta entrada »


¿CUÁNTOS HOMBRES PARA UNA MUJER?

18 febrero 2010

Diez y a veces doce [celtas] tienen esposas comunes a todos ellos; sobre todo, los hermanos. Si hubiera descendencia de esas esposas, se los considera hijos de aquel con quien ella se casó siendo virgen. (Julio César: Guerra de las Galias)

Hay pesadillas vívidas, como las descriptas en las cartas de san Pablo, cuando anuncia el inminente fin del mundo (hace ya veinte siglos). En ese momento los muertos saldrán de sus tumbas, como en un filme gore, para ser juzgados por los actos de su vida. Los adúlteros se descubrirán ligados corporalmente a sus parejas, y las prostitutas a la multitud de clientes a quienes concedieron su cuerpo. Esa imposibilidad de separarse más allá de la muerte, cuando todo lo que se pretendió fue pasar un buen rato que mejor todos olvidaban, debería causar espanto a los pecadores.

La posibilidad de que las mujeres, habitualmente sometidas a las decisiones de sus parejas masculinas, que a pesar de los juramentos no les deben fidelidad, puedan aprovechar los mismos privilegios de sus parejas, y obtener tantos hombres como les plazca, suele ser evaluada como la prueba de que el mundo se trastornado, la demostración de un descalabro moral inaceptable. Lee el resto de esta entrada »


PAREJAS APASIONADAS

9 febrero 2010

Se miran, se presienten, se desean, / Se acarician, se besan, se desnudan, / Se respiran, se acuestan, se olfatean, / Se penetran, se chupan, se demudan, / Se adormecen, despiertan, se iluminan, / Se codician, se palpan, se fascinan, / Se mastican, se gustan, se babean, / Se confunden, se acoplan, se disgregan, / Se aletargan, desfallecen, se reintegran. / (Oliverio Girondo)

 Desde hace un milenio, en el imaginario de Occidente, la posibilidad de que la pasión amorosa nazca en las circunstancias menos apropiadas y viole todas las reglas que traten de morigerarla, que desafíe a cualquier institución que pretenda oponérsele, es un hecho tan evidente que no requiere ser puesto a prueba por nadie. No es cuestión de hormonas que efectúan su trabajo de seducción en silencio, ni de imágenes arquetípicas que se persiguen sin llegarlas a conocer del todo, como pretendía Karl Jung. Una vez que los amantes descubren a quien habrá de ser su pareja, sin importar que la busquen de manera consciente, o que el azar, el Diablo o Dios faciliten el encuentro, se instala entre ellos una lógica incontrolable, que promete momentos de felicidad incomparable y (lo más seguro) un desenlace fatal. Lee el resto de esta entrada »


¿CUÁNTOS FORMAN UNA PAREJA?

1 febrero 2010

William Etty: Candaules exhibe a su esposa ante Giges

Compartir las mujeres: éste que es el infierno más temido por los celosos, capaz de arruinarles la vida ante la mera sospecha de que alguna vez ocurras a sus espaldas, es también una de las tentaciones más apetecidas por los promiscuos. Entregar las mujeres que les pertenecen, para que las disfruten otros hombres, para que ellas disfruten con otros hombres, sabiendo que eso ocurre y (más aún) que las mujeres van a regresar después de haberse entregado a las otras parejas, definen un proyecto libertino que puede ser emprendido por cualquiera.   Lee el resto de esta entrada »