ESPACIO COMPARTIDO CON LA PAREJA

8 enero 2010
Imagen publicitaria comienzos siglo XX

La separación temporal es útil, ya que la comunicación constante origina la apariencia de monotonía que lima la diferencia entre las cosas. Hasta las torres de cerca no parecen tan altas, mientras las minucias de la vida diaria, al tropezar con ellas crecen desmesuradamente. Lo mismo sucede con las pasiones: los hábitos consuetudinarios que como resultado de la proximidad se apoderan del hombre por entero y toman forma de pasión, dejan de existir tan pronto desaparece del campo visual su objeto directo. Las pasiones profundas (…) recuperan su vigor bajo el mágico influjo de la ausencia. (Karl Marx: carta a su esposa Jenny von Westphalen)

No cuesta mucho entender que la gente se atraiga y por lo tanto se acerque, pero la idea de compartir durante la mayor parte del tiempo posible, el espacio disponible con la pareja, no siempre ha sido vista como la forma ideal de disfrutar la vecindad de la persona amada, para tocarla, dialogar y experimentar con ella todas las alternativas de la comunicación humana. Para algunos, se trata de una decisión atemorizante, que amenaza con trastornar todos sus hábitos de vida. Lee el resto de esta entrada »