AMORES QUE DEJAN SU MARCA

25 mayo 2016
Franco Zeffirelli: Romeo and Giuliet

Franco Zeffirelli: Romeo and Giuliet

El primer amor deja su marca no pocas veces indeleble en la memoria, porque en el momento en que se lo experimenta, no hay otras experiencias con las cuales sea posible compararlo. El último amor suele ser recordado también, por las razones opuestas: clausura una etapa que no volverá abrirse. Ambos establecen dos límites que los diferencian del resto de las relaciones en las que alguien pudo involucrarse, sobre todo cuando esas relaciones fueron muchas y por ese motivo tienden a confundirse unas con otras.

El énfasis que se le otorga en tantas culturas a la virginidad femenina, o más bien a su pérdida por la penetración sexual de un hombre, manifiesta la posibilidad de que alguien pueda quedar marcado por el resto de su vida, gracias a un accidente que en muchos casos podría evaluarse como bastante trivial, si no acarreara embarazo. Nada más distante de la realidad. Esa marca oculta era el objeto de inspecciones minuciosas de casamenteras y maridos. Aquellas mujeres intactas, valían por esa única circunstancia más que las otras. Las marcadas, en cambio, dejaban de ser aptas para el matrimonio y el respeto, eran denunciadas ante la comunidad y quedaban libradas a la opción de prostituirse para sobrevivir. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

MUJERES TENTADORAS Y CASTRADORAS

3 agosto 2013

Pin up de Alberto Vargas

Pin up de Alberto Vargas

Aparta, pues, los ojos de la mujer ataviada, y no mires la hermosura que tiene, porque de la vista nace el pensamiento, del pensamiento la delectación, de la delectación el consentimiento, del consentimiento la obra, de la obra la costumbre, de la costumbre la obstinación, y así la condenación para siempre jamás. (Francisco de Castro: Reformación Cristiana, fines del siglo XVI)

Pocas cosas resultan más atractivas para la mente masculina, que la imagen de una mujer desnuda o con poca ropa. Ellas excitan a los hombres, los hacen sentirse poderosos, capaces de controlarlas y obtener placer al mismo tiempo. Ni los retratos de los equipos masculinos de fútbol gozan del mismo nivel de adhesión, porque son muchos y tienden a dividirse el favor de su audiencia. En contraste con eso ¿quién consigue ser hombre y mantenerse indiferente a las mujeres? Casi nadie, incluyendo a los travestis que se mantienen a distancia de ellas, pero al mismo tiempo las imitan y parodian con tanto esmero. Lee el resto de esta entrada »