MUJERES MANIPULADORAS, HOMBRES MANIPULADOS

22 septiembre 2016
Leopold Sacher-Masoch y Wanda

Leopold von Sacher-Masoch y Wanda

La posibilidad de encontrar una mujer dominante es una fantasía tan atractiva como alarmante para los hombres de los tiempos modernos. Desde hace casi un siglo las mujeres se cortan los cabellos muy cortos, fuman en público, visten pantalones, usan lenguaje grosero, asumen cargos directivos, en una constante demostración de que a pesar de la discriminación salarial que sufren en casi todas partes, no valen menos que un hombre.

¿Cómo no sentirse fascinado ante la posibilidad de una (pasajera y novedosa)  inversión de los roles habituales, sobre todo cuando un hombre se siente seguro de que nada puede cambiar en las relaciones de poder entabladas tradicionalmente por los géneros? En tal caso, la breve transformación de la mujer que había estado sometida y aparentaba disfrutarlo, en mujer dominante, agrega variedad a una rutina que se había vuelto demasiado previsible, y por lo tanto menos placentera. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

PAREJAS (PROVISORIAS) REMUNERADAS

20 mayo 2010

Pretty Woman: Richard Gere y Julia Roberts

Aquellos (hombres y mujeres por igual) que no disponen de una pareja estable, reconocida como tal por toda la comunidad, ni se encuentran en condiciones de obtenerla, dado su escaso atractivo personal o el convencimiento de que la búsqueda y retención de otra persona constituyen una pérdida de tiempo y energías, se conforman con pagar el servicio de quienes se encuentran dispuestos a acompañarlos y satisfacer sus deseos. Se trata de parejas que de no mediar una retribución económica u otros favores similares, no les prestarían demasiada atención a sus acompañantes. Prostitutas, mantenidas, escort service, gigolós, quedan incluidos en esa categoría de parejas provisorias que el dinero suministra. Lee el resto de esta entrada »


¿CUÁNTOS FORMAN UNA PAREJA?

1 febrero 2010

William Etty: Candaules exhibe a su esposa ante Giges

Compartir las mujeres: éste que es el infierno más temido por los celosos, capaz de arruinarles la vida ante la mera sospecha de que alguna vez ocurras a sus espaldas, es también una de las tentaciones más apetecidas por los promiscuos. Entregar las mujeres que les pertenecen, para que las disfruten otros hombres, para que ellas disfruten con otros hombres, sabiendo que eso ocurre y (más aún) que las mujeres van a regresar después de haberse entregado a las otras parejas, definen un proyecto libertino que puede ser emprendido por cualquiera.   Lee el resto de esta entrada »