DISPAREJAS DEL ABUSO

14 enero 2010

Fiodor Dostoyevsky

A mis ojos estaba ella hasta tal punto humillada, que a veces me inspiraba compasión, aunque, por otra parte, el pensamiento de su humillación me resultaba decididamente grato. Sí, sí, me agradaba pensar en nuestra desigualdad. (Fiodor Dostoyevsky: La mansa)
 
Pocos artistas han trabajado como Dostoyevsky la materia oscura de la injusticia de las relaciones de pareja, hasta revelar la intensidad del goce desigual que depara a hombres y mujeres. La pareja dispar que forman alguien que domina a otra persona y alguien que acepta sin chistar ese dominio (tal vez quejándose de vez en cuando, pero no haciendo nada para cambiar la situación), disfruta de una estabilidad que suele negársele a otras parejas basadas en la igualdad de aportes o la negociación objetiva de acuerdos entre las partes. Lee el resto de esta entrada »