¿CUÁNTOS HOMBRES PARA UNA MUJER?

18 febrero 2010

Diez y a veces doce [celtas] tienen esposas comunes a todos ellos; sobre todo, los hermanos. Si hubiera descendencia de esas esposas, se los considera hijos de aquel con quien ella se casó siendo virgen. (Julio César: Guerra de las Galias)

Hay pesadillas vívidas, como las descriptas en las cartas de san Pablo, cuando anuncia el inminente fin del mundo (hace ya veinte siglos). En ese momento los muertos saldrán de sus tumbas, como en un filme gore, para ser juzgados por los actos de su vida. Los adúlteros se descubrirán ligados corporalmente a sus parejas, y las prostitutas a la multitud de clientes a quienes concedieron su cuerpo. Esa imposibilidad de separarse más allá de la muerte, cuando todo lo que se pretendió fue pasar un buen rato que mejor todos olvidaban, debería causar espanto a los pecadores.

La posibilidad de que las mujeres, habitualmente sometidas a las decisiones de sus parejas masculinas, que a pesar de los juramentos no les deben fidelidad, puedan aprovechar los mismos privilegios de sus parejas, y obtener tantos hombres como les plazca, suele ser evaluada como la prueba de que el mundo se trastornado, la demostración de un descalabro moral inaceptable. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios