LA PAREJA COMO FACHADA (II): fragilidades

17 agosto 2016
Familia Donoso

Familia Donoso

Las fachadas que ocultan relaciones humanas, suelen no ser demasiado sólidas. Al menor accidente se quiebran. Cualquiera que se preocupe de investigarlas, descubre fallas que permiten llegar a eso que trataban de no mostrar. Créase o no, los mismos personajes que las construyeron y probablemente debieron beneficiarse con ellas, suelen participar en el proceso de demolición, como si estuvieran hartos de mentir y necesitaran despojarse de todo aquello que los protegía y les quitaba libertad de acción.

El escritor José Donoso armó a comienzos de los años `60 un matrimonio con Pilar, mujer que lo admiraba y se dedicaba a secundarlo en su carrera literaria. Ella lo acompañó a Europa, y si no pudo darle un hijo, se unió a él para adoptar una niña de tres meses de edad. Formaron una familia cosmopolita, intelectual, hasta la muerte del hombre. Entonces la fachada mantenida durante cuatro décadas comenzó a desmoronarse. Donoso había llevado un Diario íntimo desde su juventud. Lo vendió a la biblioteca de la Universidad de Princeton, con la condición de que no fueran puestos a disposición del público hasta varios años más tarde. Pilar murió y la hija comenzó a escribir en Correr el tupido velo su experiencia de esa familia terrible, que se mostraba tan unida. El suyo era un testimonio devastador sobre los padres, confirmado por su propio suicidio poco después y la publicación de los diarios de Donoso algunos años más tarde. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

IMÁGENES RETOCADAS DE PAREJAS CÉLEBRES

17 junio 2015
Mastroianni y Eckberg

Mastroianni y Eckberg: La Dolce Vita

Cuan presto se va el placer / cómo, después de acordado, / da dolor. ( Cómo, a nuestro parecer, / cualquier tiempo pasado / fue mejor. (Jorge Manrique: Coplas a la Muerte de su Padre)

El director de cine Federico Fellini, que no debió ser un hombre tan alegre como pretendían sus películas, reunió en L´Intervista a dos de sus actores favoritos, Anita Eckberg y Marcello Mastroianni, que participaron en La Dolce Vita, donde ambos se encuentran en la plenitud de sus dotes de seducción. Su recorrida por Roma de noche, que culmina en la escena de la Fontana de Trevi, es una de esas imágenes que alimentó la ensoñación de millones de espectadores de hace medio siglo. En L´Intervista, en cambio, Mastroianni filma un comercial disfrazado del mago Mandrake, Eckberg ha engordado y vive retirada del mundo del cine, en medio de la campiña romana, acompañada solo por sus perros. Confrontarlos con lo que fueron veinte años antes, no pasa de ser una crueldad innecesaria para ambos y una evidencia penosa para sus admiradores. ¿Por qué habrían de mantenerse iguales o incluso mejorar sus imágenes al envejecer? Lee el resto de esta entrada »