LA PROFESION COMO PAREJA

8 noviembre 2011

Agnés Varda y Jacques Demy

Hubo hombres que se preparaban durante años y dedicaban todos sus esfuerzos al ejercicio de una profesión, desde que existe memoria. Algunos eran guerreros, otros ingenieros, otros sacerdotes, otros gobernantes, otros se encargaban de cuidar la salud de sus iguales. No todos los hombres llegaban a ser profesionales, pero la idea de un ser humano que lograra especializarse en alguna tarea útil para sí mismo y para el resto de la comunidad, suele verse aún como una característica masculina.

De las mujeres, tradicionalmente no se esperaba que estuvieran a la altura del paradigma masculino. A ellas les correspondían tareas tan decisivas como el cuidado del hogar y la crianza de los hijos. De ella se aguardaba que fueran “el reposo del guerrero”. No era que se pensara la vida de las mujeres como menos relevante que la vida de los hombres, sino como algo radicalmente distinto, que ocurría en otros espacios y de otro modo. Lee el resto de esta entrada »