ADAPA, ADÁN Y EVA

2 diciembre 2011

Salvador Viniegra: El primer beso (de Adán y Eva)

Para quienes han crecido en el interior de alguna de las tres grandes religiones monoteístas, que leen la Biblia como un texto incuestionable, inspirado por Dios mismo, Adán y Eva son dos figuras imposibles de soslayar. ¿Cómo no compararse con ellos, para entender si hemos progresado o involucionado en cuanto a moral, inteligencia o belleza? ¿Cómo no atribuirles también el origen de todas nuestras evidentes limitaciones y desgracias? ¿Cómo no volver a considerarlos el paradigma de nuestra actual visión de las relaciones entre los sexos? Ellos son conocidos incluso por aquellos que no comparten las religiones que los presentan como fundadores de la Humanidad. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

ADÁN Y EVA DESPUÉS DE LA CAÍDA

29 noviembre 2009

Edward von Steile: Adán y Eva después de la caída.

Todas las parejas viven una etapa de encantamiento inicial, que justifica su reunión y tarde o temprano se disipa, debido a las traiciones, la objetividad que finalmente se impone sobre la pasión, o la rutina capaz de desgastar la belleza de cualquier sueño de los enamorados, por embriagador que sea en el comienzo. Pero no todo es para lamentarse, porque al superar ese lapso del apasionamiento, en el que todo se percibe distorsionado, mejor de lo que es realmente, nacen lazos de amistad y colaboración que pueden ser tanto más duraderos y confiables que la atracción física.

El escaso tiempo que Adán y Eva pasan en el jardín del Edén, suele concentrar la atención de todos aquellos que piensan en su historia. Pintores y escultores se deleitan en la representación de sus cuerpos jóvenes y desnudos. Durante esa etapa que de acuerdo a los cálculos del Obispo Usher no insume tres semanas, se acumulan la mayor felicidad posible y también el primer acto de desobediencia de la pareja, uno tan trascendente que condena al resto de los seres humanos a vivir lejos de su Creador, en el desamparo del mundo en el desamparo que todos conocemos. Lee el resto de esta entrada »