AUTOEROTISMO Y DESDÉN POR LA PAREJA (II)

12 agosto 2016

Esa necesidad de olvidar su yo en la carne extraña, es lo que el hombre llama noblemente necesidad de amar. (Charles Baudelaire)

Alfred Kinsey en portada de Time

Alfred Kinsey en portada de Time

A mediados del siglo XX, los estudios del médico Alfred Kinsey revelaron que una enorme mayoría de los hombres y mujeres de los EEUU había probado la autoestimulación alguna vez, desde la más temprana infancia  y a lo largo de toda su vida. Ellos aceptaban confesarlo más que ellas, haber incurrido en esa práctica, una situación que si bien contrariaba la opinión dominante de que las mujeres no lo intentaban nunca, por pudor o temor, por autoestima, podía interpretarse como una verdad a medias (a pesar de la liberación sexual proclamada por el feminismo, las mujeres todavía se resistían a reconocer que se masturbaban, tanto si carecían de pareja, como si la tenían y de ese modo satisfacían una demanda que por diversos motivos no lograban satisfacer sus parejas).

Una imagen tranquilizadora y romántica de las relaciones humanas, sistemáticamente alimentada por los medios masivos, comenzó a derrumbarse en ese momento. La posibilidad de que cada uno de los integrantes de la pareja pensase en sí mismo, en su propia satisfacción, cuando estaba solo o acompañado. Leer el resto de esta entrada »


HEMBRAS ARTIFICIALES COMO PAREJA

1 junio 2013

Autómata del siglo XVIII.

Autómata del siglo XVIII.

Las primeras mujeres que aparecen en la Biblia (Lilith y Eva) pueden estar compuestas de una materia tan banal como el barro, pero el soplo de Dios les otorga un poder inigualable, la vida. Sin duda, son imperfectas, ignorantes, incluso malvadas, pero respiran, piensan, hablan y plantean exigencias a su pareja e incluso al Creador, que pueden no ser atendidas y con frecuencia son condenadas, pero que ellas mismas articulan. Las hembras que los seres humanos (siempre hombres) han intentado armar, en cambio, desde la mitología hasta el mundo real, no suelen ser tan convincentes, ni llegan a gozar de independencia.

Los autómatas de aspecto masculino que poblaron el imaginario del siglo XVIII, no pasaban de ser artefactos recreativos destinados a las fiestas palaciegas y los parques de diversiones, curiosidades mecánicas, capaces de aparentar una inteligencia que solo llegaban a manifestarse gracias a los operadores humanos que se escondían en su interior (como sucedía con el célebre jugador de ajedrez de Wolfgang von Kempelen). Se trataba de un fraude simple y llano. Leer el resto de esta entrada »


¿CUÁNTOS FORMAN UNA PAREJA?

1 febrero 2010

William Etty: Candaules exhibe a su esposa ante Giges

Compartir las mujeres: éste que es el infierno más temido por los celosos, capaz de arruinarles la vida ante la mera sospecha de que alguna vez ocurras a sus espaldas, es también una de las tentaciones más apetecidas por los promiscuos. Entregar las mujeres que les pertenecen, para que las disfruten otros hombres, para que ellas disfruten con otros hombres, sabiendo que eso ocurre y (más aún) que las mujeres van a regresar después de haberse entregado a las otras parejas, definen un proyecto libertino que puede ser emprendido por cualquiera.   Leer el resto de esta entrada »