ÍNCUBOS Y SÚCUBOS (II): LAS FORMAS SEDUCTORAS DEL MALIGNO

15 mayo 2018

Voltaire

Dios ha hecho al hombre a su imagen y semejanza, pero el hombre también ha procedido así con él. (Voltaire)

A diferencia de lo que había pasado durante el Medioevo, el racionalismo del siglo XVIII negaba la existencia de Dios, a partir de una crítica al cristianismo, entendido como una religión del Estado, contaminada por el poder, ridiculizada por sus inconsistencias y destinada a desaparecer, como consecuencia del trabajo pedagógico de la Ilustración. Simultáneamente negaba la existencia del Mal, y al hacerlo asumía una postura desafiante, que no se diferenciaba mucho de la atribuida al Demonio en los textos sagrados del monoteísmo.

El ser humano estaba solo en este mundo, y ningún freno moral, ninguna contención impuesta por la sociedad, podía interponerse en su búsqueda de la felicidad personal. Los libertinos, dedicados al cultivo de sus placeres egoístas, lejos de ser figuras detestadas, planteaban el ideal de comportamiento moderno para los filósofos. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

PAREJAS BESTIALES (II): SEXO QUE NO RESPETA FRONTERAS

6 mayo 2018

-Dicen que el cruce de las especies produce descendiente estériles, ¿no es así?   

–El único caso que conozco son las mulas. (…) En cuanto a ti y a mí, somos tan afines que ni siquiera estoy segura de que debamos considerarnos especies distintas. Quizás pertenezcamos a la misma especie, en diferentes ramas de su desarrollo evolutivo. (Rachel Ingalls: La señora Caliban)

Ernest Shoedsack: King Kong

En el mundo real, los animales y los seres humanos coinciden en muchas ocasiones, donde los humanos mantienen el control; entablan relaciones complejas de afecto y compañía, que a veces se delatan sexuales. El cariño de las mujeres solas por sus gatos o perros o loros, no suele ser visto con demasiada suspicacia por sus parientes y amigos, sino más bien con pena, porque las caricias y atenciones desmedidas que ellas les dedican a sus mascotas, revelan mucho de afecto maternal frustrado.  Los animales sustituyen (nunca del todo) a otros seres humanos que no se han podido contactar. Ellos revelan una carencia, más que un disfrute. Lee el resto de esta entrada »


ARIADNA Y OTRAS MUJERES ABANDONADAS POR SUS PAREJAS

23 junio 2017

En la mitología griega, los dioses del Olimpo experimentan las mismas pasiones y debilidades que los humanos, sus criaturas (y probablemente sus modelos, como ya sospechaba Hesíodo). La pareja formada por los dioses Hera y Zeus se encuentran y desencuentran en una serie de episodios no exentos de comicidad, por los repetidos adulterios de Zeus y los justificados celos de Hera. Algo similar pasa en la vida conyugal de la pareja del viejo y feo Hefesto y la bella Afrodita, que lo sucesivamente lo engaña con Ares, Anquises y Adonis. La infidelidad, sin embargo, por humillante que resulte para alguna de las partes, no quiebra del todo la relación inicial.

Dido y Eneas

El héroe Jasón arma una pareja tormentosa con la exiliada Medea, a quien deja tras haberle dado un par de hijos, para aprovechar un matrimonio de conveniencia con Glauca, hija del rey de Tebas. La inmortal Selene se enamora del mortal Endimión, y al ser víctima de una maldición, solo puede entrar en contacto con el hombre, cuando él está dormido y sin despertarlo. Logra amar, sin que su pareja sepa que es amado y (menos aún) que dormido corresponde a ese amor.

Dido es una reina viuda y exiliada, que funda la ciudad de Cartago. De acuerdo a La Eneida de Virgilio, otro exiliado, el troyano Eneas, es el hombre de quien Dido se enamora, a pesar de su decisión previa de consagrarse a la memoria de su marido. Eneas es alguien que no puede permanecer con ella, porque Júpiter le ha encomendado otra misión en otro lugar del Mediterráneo, la fundar la ciudad de Roma. Como no logra detenerlo, Dido se inmola en una hoguera. De nuevo, una mujer capaz de tomar decisiones trascendentales, revela que no es nadie, sin la compañía de un hombre que dé sentido a su vida. Perdida su pareja, la mujer no tiene otra alternativa que morir.

Lee el resto de esta entrada »


ADAPA, ADÁN Y EVA

2 diciembre 2011

Salvador Viniegra: El primer beso (de Adán y Eva)

Para quienes han crecido en el interior de alguna de las tres grandes religiones monoteístas, que leen la Biblia como un texto incuestionable, inspirado por Dios mismo, Adán y Eva son dos figuras imposibles de soslayar. ¿Cómo no compararse con ellos, para entender si hemos progresado o involucionado en cuanto a moral, inteligencia o belleza? ¿Cómo no atribuirles también el origen de todas nuestras evidentes limitaciones y desgracias? ¿Cómo no volver a considerarlos el paradigma de nuestra actual visión de las relaciones entre los sexos? Ellos son conocidos incluso por aquellos que no comparten las religiones que los presentan como fundadores de la Humanidad. Lee el resto de esta entrada »


PAREJAS MITOLÓGICAS Y LA FIDELIDAD

4 enero 2011

Jean-Baptiste Corot: Orfeo y Eurídice

En la actualidad se da por descontado que las promesas de fidelidad de una pareja deben ser mutuas y  tienen la misma validez para los hombres y las mujeres. Uno tiende a aceptar que así debe haber sido siempre, pero la realidad demuestra lo contrario. Mientras la infidelidad femenina, tanto real como imaginada por el hombre celoso, es condenada siempre y constituye la causa de un alto número de agresiones, que culminan en crímenes pasionales, la infidelidad masculina, lo mismo real que imaginada, acumula un repertorio de anécdotas humorísticas, fantaseos y exhibiciones narcisistas que los hombres disfrutan.

Una mujer infiel es mal vista y aislada por la comunidad, cuando no se la condena a morir lapidada, como sucede en muchos países, mientras que un hombre infiel es en el peor de los casos considerado débil de carácter, víctima de una sexualidad incontrolable, de la que debería sentirse orgulloso, porque asegura la continuidad de la especie. Lee el resto de esta entrada »


MUJERES ENCLAUSTRADAS Y HOMBRES LIBERADORES

25 septiembre 2010

Es una sensación muy extraña que todo funcione sin ti y que haya nadie para rescatarte. El secuestrador me decía que yo no le importaba a nadie, y que ya era una persona muerta. (Natascha Kampusch)

Natascha Kampusch

En 1996, la joven Natascha Kampusch escapó del encierro en que la había mantenido Wolfgang Prikopil, su raptor durante ocho años, que la fotografió y grabó en video para vender el material en el mercado de pornografía sadomasoquista de Viena. En 2008, fue descubierto en Austria otro hombre que había encerrado a su hija, durante más de veinte años, en un refugio subterráneo, lugar en el que ella fue abusada sexualmente y parió seis hijos. Por la misma época, en la India, descubrieron a una mujer de treinta años que había pasado ocho años encerrada en una cabaña por sus padres. En septiembre de 2009, en Estambul, aparecieron nueve mujeres que habían aceptado participar en una presunta versión femenina del reality show Gran Hermano que duró varios meses, durante los cuales sus imágenes fueron registradas y difundidas por Internet. Por el mismo tiempo, en Carmen de Areco, Argentina, hallaron a cinco mujeres jóvenes encerradas en cubículos del sótano de un cabaret donde las obligaban a prostituirse. En abril de 2010, en México apareció una mujer que habría permanecido encerrada por sus padres veinte años, desde que comenzó su adolescencia, probablemente para ocultar (o facilitar) una agresión incestuosa. En julio de 2010, la prensa española contó la historia de una esposa gallega que cayó de un balcón y murió al intentar escapar del departamento donde su pareja la mantenía encerrada. Lee el resto de esta entrada »


MUJERES SEDUCTORAS, CONSCIENTES DE SUS PODERES Y DESTRUCTIVAS

24 septiembre 2010

Mujer, mujer divina, / Tienes el veneno que fascina. / En tu mirar / Mujer alabastrina, / Tienes vibración de sonatina / Pasional. (Agustín Lara: Mujer)

John William Waterhouse: Una sirena

No es raro que los hombres sueñen con mujeres fatales, que les permitirían disfrutar una excitación improbable en las relaciones con mujeres sumisas. Hay parejas temibles, que mejor sería no encontrar, porque después de que eso ocurre, ya no es posible sobrevivir a su maldad. En la mitología griega, las sirenas atraían con sus cantos a los navegantes, con objeto de hacerlos naufragar. En las orillas del Rin, la virgen Lorelei cumplía la misma función. Entre los eslavos, eran las rusalkas. Se trata siempre de figuras femeninas seductoras, instaladas en roqueríos (las sirenas y Lorelei) o entre las ramas de los árboles de un bosque (las rusalkas) que no van en busca de sus víctimas masculinas. Aguardan, pacientes, como las arañas en el centro de su red, que las víctimas penetren el territorio que ellas controlan, para someterlos a su voluntad, que siempre es darles la muerte. Lee el resto de esta entrada »