DE LA PASIÓN A LA AMISTAD EN LAS PAREJAS

1 octubre 2013

David y Betsabé

David y Betsabé

Al rey David le basta una mirada desde la azotea de su palacio (hoy diríamos una descarga hormonal de dopamina) para enamorarse de la bella Betsabé, mujer casada con Urías, uno de los generales de su ejército, al punto de mandar a la muerte al marido y arriesgar la corona y su vida por ella, con el objeto de convertirla en su esposa. Sobre la respuesta de la mujer se sabe menos. Ella acepta la pasión del rey, porque la mentalidad de la época (hace tres mil años) no le concede otra alternativa que excitar la pasión del monarca y sufrir las consecuencias. Lee el resto de esta entrada »


¿ENVEJECER EN PAREJA? (I): RESIGNACIÓN O DISFRUTE

2 marzo 2011

Hermione Gingold y Maurice Chevalier: Gigi

How lovely to sit here in the shade / With none of the woes of man and maid / I´m glad I´m not young anymore. (Frederick Loewe y Jay Lerner: I´m glad I´m not young anymore)

La vejez no es tan mala, si uno considera la otra alternativa. (Maurice Chevalier)

De acuerdo a la experiencia de Chevalier, que fue el actor y cantante de la eterna sonrisa, el bon vivant que en los escenarios y ante las cámaras se exhibía siempre rodeado de bellas mujeres y no obstante murió solo, octogenario y deprimido, envejecer apenas puede ser una opción mejor que estar muerto. No es una visión demasiado placentera, pero eso pasa siempre, cuando se considera la alternativa de alcanzar una edad avanzada. Tal vez el viejo gane en experiencia, en desapego de las pasiones que nublan el razonamiento de los jóvenes, pero el deterioro llega, antes o después y arruina todo lo que pueda haberse conseguido en la madurez. Lee el resto de esta entrada »


ADÁN Y EVA DESPUÉS DE LA CAÍDA

29 noviembre 2009

Edward von Steile: Adán y Eva después de la caída.

Todas las parejas viven una etapa de encantamiento inicial, que justifica su reunión y tarde o temprano se disipa, debido a las traiciones, la objetividad que finalmente se impone sobre la pasión, o la rutina capaz de desgastar la belleza de cualquier sueño de los enamorados, por embriagador que sea en el comienzo. Pero no todo es para lamentarse, porque al superar ese lapso del apasionamiento, en el que todo se percibe distorsionado, mejor de lo que es realmente, nacen lazos de amistad y colaboración que pueden ser tanto más duraderos y confiables que la atracción física.

El escaso tiempo que Adán y Eva pasan en el jardín del Edén, suele concentrar la atención de todos aquellos que piensan en su historia. Pintores y escultores se deleitan en la representación de sus cuerpos jóvenes y desnudos. Durante esa etapa que de acuerdo a los cálculos del Obispo Usher no insume tres semanas, se acumulan la mayor felicidad posible y también el primer acto de desobediencia de la pareja, uno tan trascendente que condena al resto de los seres humanos a vivir lejos de su Creador, en el desamparo del mundo en el desamparo que todos conocemos. Lee el resto de esta entrada »