CANCIONES DE LA PAREJA SOMETIDA

4 noviembre 2015
Agustín Lara

Agustín Lara

Arráncame la vida, con el último beso de amor. / Arráncala, toma mi corazón, arráncame la vida. / Y si acaso te hiere el dolor, ha de ser de no verme / porque al fin tus ojos me llevo yo. (Agustín Lara: Arráncame la vida)

Inmolarse voluntariamente a quien se ama, entregarse sin condiciones de ningún tipo al capricho de otro, desaparecer en la relación de pareja: son fantasías de mutilación, de aniquilamiento, que la canción popular vuelve aceptables porque son acompañadas de melodías fáciles de recordar, que los medios difunden y pueden ser bailadas como parte del cortejo erótico, no obstante la declarada carga masoquista que revelan. La máxima felicidad de una de esas víctimas, parece ser la aceptación de morir en manos de quien se ama. ¿Acaso no habría otra manera de conmover al interlocutor indiferente, al amante que no reacciona, para obtener un momento de su atención? Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

HOMBRES MANIPULADORES, MUJERES MANIPULADAS

9 enero 2013
Punch y Judy: teatro de marionetas inglés

Punch y Judy: teatro de marionetas inglés

Hay ficciones literarias o dramáticas del pasado, ahora audiovisuales, que gozan de enorme popularidad en un momento dado y luego pasan al olvido y solo son recordadas por unos pocos especialistas. Los motivos de su aceptación masiva pueden ser varios: quizás tienen pocos méritos, y sin embargo expresan en forma oportuna los temores, las expectativas o la opinión de lectores o espectadores sobre algún tema relevante, como las conflictivas  relaciones entre los sexos o la desconfianza ante los cambios de cualquier tipo que experimenta la sociedad. Lee el resto de esta entrada »


MUJERES BRAVÍAS Y TAIMADAS

18 enero 2011

 

Richard Burton y Elizabeth Taylor: The Taming of the Shrew

Un pariente mío me ha contado que lo quieren casar con una mujer muy rica y más ilustre que él, por lo que esta boda le sería muy provechosa, si no fuera porque, según le han dicho algunos amigos, se trata de una doncella muy violenta y colérica. (Don Juan Manuel: El conde Lucanor)

Don Juan Manuel contó a comienzos del siglo XIV la historia del hombre desprovisto de dinero que ve la oportunidad de mejorar su condición, mediante un matrimonio con una mujer a la que nadie quiere, comenzando por el padre que la crió y deberá dotarla de un patrimonio. Durante la noche de bodas, el joven marido, que es presentado por el narrador como el héroe de la historia, ordena a su perro que le traiga agua para lavarse las manos. Como no le obedecen, lo ataca con la espada desenvainada y lo decapita, ensangrentando la casa entera. A continuación vuelve a sentarse y hace algo no menos cruel con un gato y el único caballo de su propiedad. Aterrorizada, antes de que le digan nada, la mujer va en busca de agua, luego sirve la comida y se mete sin chistar en su cama. Gracias al sacrificio de varios animales domésticos, la joven esposa ha aprendido la respuesta que se espera de ella: oír y obedecer de inmediato al marido. Lee el resto de esta entrada »


SCHEHEREZADA Y LAS ESPOSAS VÍCTIMAS DE BARBA AZUL

14 septiembre 2010

Scherezada cuenta una historia a Schahriar y Doniazada

En las parejas tradicionales, los maridos podían ser figuras enigmáticas e incluso amenazantes para sus mujeres, quienes, dada la estrecha protección familiar en la que habían crecido, rara vez hallaban la oportunidad de conocer en profundidad a sus pretendientes antes del matrimonio. Los hombres solían tener un pasado en el que figuraban otras mujeres, y de acuerdo a los valores dominantes en la sociedad, eso no debía considerarse un defecto. Cuanto más variadas eran las experiencias de los hombres con el sexo opuesto, se suponía que estarían en capacidad de guiar con mejor a sus esposas inexpertas. Al revés, no era lo mismo. Una mujer con suficiente experiencia del sexo opuesto, como para no ser engañada por las apariencias que los hombres adoptaran durante el noviazgo, quedaba sumida en el descrédito. Eso había sido así durante milenios, al punto de considerarse una ley inmutable de la Naturaleza. Lee el resto de esta entrada »