PAREJAS ROTAS DE LA MODERNIDAD

12 marzo 2017

Brad Pitt y Jennifer Aniston

El espectáculo de las parejas que se rompen, después de haberse constituido delante de millones de testigos suministrados por los medios masivos, ha pasado a convertirse en una rutina. Brad Pitt se divorcia sin demasiado escándalo, pero no poca sorpresa para sus seguidores, de Jennifer Aniston, por la notoria infidelidad con Angelina Jolie, una compañera de trabajo. A continuación, Pitt y Jolie entablan una relación que parece afirmarse con cada niño que adoptan, hasta que después de una década de convivencia formalizan el matrimonio. No mucho después, la pareja se rompe y empieza una guerra de acusaciones mutuas, para decidir quién habrá de quedarse con la tenencia de los hijos. Leer el resto de esta entrada »


LA PAREJA COMO FACHADA (II): fragilidades

17 agosto 2016
Familia Donoso

Familia Donoso

Las fachadas que ocultan relaciones humanas, suelen no ser demasiado sólidas. Al menor accidente se quiebran. Cualquiera que se preocupe de investigarlas, descubre fallas que permiten llegar a eso que trataban de no mostrar. Créase o no, los mismos personajes que las construyeron y probablemente debieron beneficiarse con ellas, suelen participar en el proceso de demolición, como si estuvieran hartos de mentir y necesitaran despojarse de todo aquello que los protegía y les quitaba libertad de acción.

El escritor José Donoso armó a comienzos de los años `60 un matrimonio con Pilar, mujer que lo admiraba y se dedicaba a secundarlo en su carrera literaria. Ella lo acompañó a Europa, y si no pudo darle un hijo, se unió a él para adoptar una niña de tres meses de edad. Formaron una familia cosmopolita, intelectual, hasta la muerte del hombre. Entonces la fachada mantenida durante cuatro décadas comenzó a desmoronarse. Donoso había llevado un Diario íntimo desde su juventud. Lo vendió a la biblioteca de la Universidad de Princeton, con la condición de que no fueran puestos a disposición del público hasta varios años más tarde. Pilar murió y la hija comenzó a escribir en Correr el tupido velo su experiencia de esa familia terrible, que se mostraba tan unida. El suyo era un testimonio devastador sobre los padres, confirmado por su propio suicidio poco después y la publicación de los diarios de Donoso algunos años más tarde. Leer el resto de esta entrada »


INEVITABLES DESILUSIONES DE LA VIDA EN PAREJA

11 junio 2015

El desengaño camina sonriendo detrás del entusiasmo. Germaine de Stael)

Gustave Dore: Cenicienta

Gustave Dore: Cenicienta

En los cuentos de hadas que se le cuentan a los niños, sin preocuparse de las expectativas respecto de la vida real que se siembran en ellos, Cenicienta, Blancanieves o incluso la Bella Durmiente, son figuras con las que resulta imposible no identificarse. Ella encuentran a sus respectivos príncipes, llegados no importa de dónde, que se enamoran a primera vista y las conducen al altar. Gracias a estos hombres, las jóvenes comienzan a disfrutar una etapa de felicidad ininterrumpida y prolongada, en la que nadie ronca en las noches, ni toma decisiones inconsultas al organizar unas vacaciones, ni se le ocurre cometer infidelidades, ni se enreda en discusiones por estupideces que mejor se hubieran dejado pasar.
Los cuentos de hadas prometen, a quienes los oyen en el momento en que son más impresionables, que es deseable y posible ser felices y comer perdices ilimitadamente. ¿Solo perdices todos los días? El privilegio de alimentarse exclusivamente con un ave de caza que cuesta conseguir, aunque sean preparadas de mil maneras por los chefs de palacio, promete derivar pronto en una monotonía insostenible o en hambruna. Leer el resto de esta entrada »


BÚSQUEDAS (¿Y ENCUENTROS?) DE PAREJAS

25 mayo 2013

 

Lucas Cranach el Viejo: Adán y Eva

Lucas Cranach el Viejo: Adán y Eva

Es una verdad universalmente aceptada que un hombre soltero en posesión de una fortuna, debe estar en busca de una esposa. (Jane Austen)

Adán no tuvo que buscar pareja. Solo planteó la solicitud a su Creador y Yaveh se la suministró de inmediato, a partir de una de sus costillas y el barro que se encontraba en el lugar. La incertidumbre, también la excitación que experimentaron Giacomo Casanova y otros seductores masculinos (también la Moll Flanders de Daniel Defoe) de buscar pareja y no siempre encontrarla, o de no buscarla de ningún modo y sin embargo hallarla por todas partes, con una facilidad asombrosa, y a pesar de lo anterior no conformarse con lo encontrado, le estuvo negada al primer hombre. Leer el resto de esta entrada »


ADÁN Y EVA DESPUÉS DE LA CAÍDA

29 noviembre 2009

Edward von Steile: Adán y Eva después de la caída.

Todas las parejas viven una etapa de encantamiento inicial, que justifica su reunión y tarde o temprano se disipa, debido a las traiciones, la objetividad que finalmente se impone sobre la pasión, o la rutina capaz de desgastar la belleza de cualquier sueño de los enamorados, por embriagador que sea en el comienzo. Pero no todo es para lamentarse, porque al superar ese lapso del apasionamiento, en el que todo se percibe distorsionado, mejor de lo que es realmente, nacen lazos de amistad y colaboración que pueden ser tanto más duraderos y confiables que la atracción física.

El escaso tiempo que Adán y Eva pasan en el jardín del Edén, suele concentrar la atención de todos aquellos que piensan en su historia. Pintores y escultores se deleitan en la representación de sus cuerpos jóvenes y desnudos. Durante esa etapa que de acuerdo a los cálculos del Obispo Usher no insume tres semanas, se acumulan la mayor felicidad posible y también el primer acto de desobediencia de la pareja, uno tan trascendente que condena al resto de los seres humanos a vivir lejos de su Creador, en el desamparo del mundo en el desamparo que todos conocemos. Leer el resto de esta entrada »


PRESENTACIÓN

12 octubre 2009

Historias como las de Manón Lescaut y Carmen, establecieron desde el siglo XVIII la imagen tan temible como seductora de mujeres capaces de arrastrar a los hombres hacia la perdición (destruyéndose ellas también, conviene recordarlo). Como son ficciones elaboradas por hombres, resulta menos difundida la imagen opuesta, de mujeres víctimas del encanto falaz del sexo opuesto. En un caso y otro, lo evidente es que las relaciones de pareja plantean riesgos considerables, junto a un atractivo que impide evaluar de manera objetiva esos riesgos. Despreocupándose de lo que pase después, los seres humanos tratan de acercarse y relacionarse con otros seres humanos.

Entre dos encaran los imprevistos que les reserva la vida, confían que al reunirse van a ser capaces de sobrellevarlos mejor. Según algunos, pueden ser más de dos los miembros de la pareja, y no valdría la pena tomar en cuenta a qué sexo pertenecen. Tampoco la sexualidad es el único objetivo de la asociación. Cuando logra establecerse una relación como esa, muchos intentan dotarla de permanencia ilimitada. La capacidad de reunirse goza del reconocimiento de quienes rodean a la pareja. Sus integrantes deben afrontar más de un riesgo por el solo hecho de estar juntos y pensar de a dos. Utilizan el mismo espacio, elaboran proyectos comunes, asumen compromisos a largo plazo. Respetan reglas de convivencia que no siempre coinciden con las del resto de la sociedad. Controlan un territorio dotado de cierta autonomía, un lugar que no es de fácil acceso para los intrusos. Continuar leyendo…