TRANSFORMACIÓN DE LAS NIÑAS EN MUJERES

17 septiembre 2013

 

Madre adolescente

Madre adolescente

[Cuando yo era chica] el único anticonceptivo generalizado era el terror a la paliza paterna en caso de un embarazo fuera de la ley. Funcionaba en el 95% de los casos y si alguna joven se embarazó antes de tiempo, nunca se supo; ella, dependiendo de los medios económicos familiares, pasaba a cultivarse a Europa o al campo, a reponerse de una repentina tuberculosis. (Patricia Undurraga: Cuando yo era chica)

En diferentes culturas existe una falta de simetría en la llegada a la pubertad de los hombres y las mujeres. Con esto se atiende no solo a las evidentes diferencias en el desarrollo hormonal de cada uno de los géneros, sino al espacio que la sociedad les otorga. Los chicos se desarrollan más tarde que las chicas, pero tienen asignados roles dominantes en las relaciones de pareja, mientras las chicas se desarrollan antes y sin embargo continúan subordinadas. Lee el resto de esta entrada »


PREPARATIVOS FEMENINOS PARA LA VIDA EN PAREJA

27 julio 2012

Anna Maria Pierangeli en Domani é troppo tardi

No se llega a ser mujer, se llega a serlo. Ningún destino biológico, psíquico, económico, define la imagen que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; el conjunto de la civilización elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado que se suele calificar de femenino. (Simone de Beauvoir)

Uno de los lemas del feminismo de los años ´70, fue que las mujeres no nacen con todas las características que terminan de manifestarse en su vida adulta, sino que son acondicionadas para adecuarse a las demandas masculinas (algo parecido le pasa a los hombres, habría que decir, pero a ellos les corresponde establecer esas demandas, en ocasiones odiosas). Los roles de los géneros se encuentran preestablecidos por el colectivo y la vida en pareja y la educación se encarga de preparar a quienes postularán. Lee el resto de esta entrada »


ABELARDO Y ELOÍSA (RIESGOS DE UNA PAREJA EDUCADA)

19 diciembre 2009

Edmund Blair: Abelardo y Eloísa

A comienzos del siglo XXI, las numerosas acusaciones de abusos sexuales que enfrentan los sacerdotes católicos, recuerda a los feligreses que hubieran deseado continuar viéndolos como seres angelicales, que ellos son seres humanos, contradictorios, nada confiables, que no siempre practican lo que predican. Tormento, la novela de Benito Pérez Galdós, y El Crimen del Padre Amaro, de Eça de Querois, documentan una situación tal vez menos generalizada, pero no distinta, vivida por el clero del siglo XIX. El impulso sexual es muy fuerte y el celibato que el catolicismo impone a sus ministros, constituye un desafío que supera a la decisión de servir a Dios de muchos. Lee el resto de esta entrada »