DESCENDENCIA DE PAREJAS DISFUNCIONALES


Kurt Cobain

Kurt Cobain

No todas las parejas perduran. En la actualidad, tanto las costumbres como las leyes toman en cuenta que la vida en común revela en ocasiones la incompatibilidad de parejas que se establecieron creyendo disponer de bases sólidas, para descubrir al cabo de poco o mucho tiempo que estaban equivocados. En esos casos, en lugar de recomendarles resignación o golpes en el pecho por los errores acumulados, se acepta la disolución del nexo, por un tiempo o definitivamente. Al distanciarse los contrayentes, muchos conflictos pierden vigencia. Es un alivio, que los deja en disponibilidad para intentar nuevas relaciones de pareja. Queda por resolver, sin embargo, el problema que plantean los hijos nacidos durante la relación.

Me tomó años darme cuenta que el divorcio de mis padres no había sido mi culpa. (Kurt Cobain)

A pesar de la serenidad que aparenta Cobain cuando evoca su infancia, no es posible dejar de lado lo que se sabe sobre él, que se suicidó a los 27 años, tras un historial de sobredosis de heroína, cuando era un músico de rock celebrado internacionalmente. ¿El divorcio de los padres, cuando él tenía nueve, puede no estar conectado con una serie de enfermedades crónicas y la decisión de dispararse un tiro? No obstante la fama que lo rodeaba y consiguió sin mucho esfuerzo, de haber formado una familia, de haber pasado por curas de desintoxicación, en su carta de despedida se pregunta por qué no puede disfrutar la vida como todo el mundo.

Recuerdo sentirme apenado, triste por mis padres. Me avergonzaba compararme con mis amigos de la escuela, porque yo ansiaba pertenecer a ese tipo de familia clásica, a una familia típica. Madre, padre… Yo quería esa seguridad. Odié a mis padres durante años por esa razón. (Kurt Cobain)

El drama de las parejas disfuncionales puede no impresionar demasiado, porque se da con tanta frecuencia y se arrastra durante años entre las cuatro paredes del hogar, pero no por ello es menos cruel. En la mitología griega, Medea es una mujer temible, que abandonó todo para seguir a Jasón y darle un par de hijos. Ella está dispuesta a destruir todo lo que se relaciona con Jasón, cuando se entera que él decidió abandonarla.

Medea ayuda a Jasón a robar el vellocino de oro.

Medea ayuda a Jasón a robar el vellocino de oro.

Si Jasón destruye la pareja para asegurarse su futuro político, ella envenena a la joven prometida, precipita la muerte de su padre y asesina a sus hijos antes de marcharse en un carro tirado por monstruos. Cuando los hijos andan cerca de una pareja que se desarma, lo más probable es que sufran. Ellos son demasiado débiles para defenderse, y los adultos no reparan en el daño que pueden causarles y casi siempre les causan. El drama de una pareja no se agota cuando los protagonistas y responsables desaparecen. Se requiere al menos el dolor de otra generación para completarse.

En la historia de Layo, violador del joven Crísipo que le fue confiado como discípulo por su padre, los dioses no olvidan la falta porque el hombre se case con Yocasta. Le advierten que si engendra un hijo, él habrá de matarlo y se acostará con su madre, sumando nuevos horrores a la historia funesta de Layo. Por eso el hombre elude a su esposa. Yocasta, deseosa de cumplir con sus obligaciones ante la sociedad, lo emborracha y logra que el matrimonio se consume. La maldición se cumple y va mucho más allá de lo anunciado, porque los hijos de Edipo y Yocasta se matan entre ellos y Antífona cae víctima del conflicto entre su obediencia a las leyes y el afecto. No es bueno ser fruto de una pareja disfuncional.

Sylvia Plath y John Hughes

Sylvia Plath y John Hughes

A mediados del siglo XX, Sylvia Plath, una desconocida escritora norteamericana, casada con John Hughes, un escritor inglés, vio desmoronarse su matrimonio. Ella tenía un historial de intentos de depresión y varios suicidios frustrados, tras la muerte de su padre, cuando era una niña. Hughes la dejó, tras haberla engañado con otra escritora. Plath quedó con la custodia de los dos hijos de la pareja. En 1963 se encerró en la cocina del departamento en que vivía, metió la cabeza dentro del horno y se asfixió con gas. Hughes fue reiteradamente acusado de haber inducido la decisión de su ex mujer. Casi medio siglo después de la muerte de Plath, su hijo mayor, poeta como ella, también se suicidó. Dos, tres generaciones quedan marcadas por una infidelidad que condujo a una separación.

Protesta por desaparición de nilos Bretón

Protesta por desaparición de nilos Bretón

En pleno siglo XXI, José Bretón, un padre que no ha podido evitar la separación de Ruth Ortiz, durante una de las visitas de sus hijos concedida por el Juez, los conduce a un parque público, donde según sus declaraciones los extravía (las evidencias de los análisis de ADN indican otra cosa, que los asesinó e incineró en la finca de sus padres). Los hijos pueden ser utilizados por las partes en conflicto, para agredirse entre ellas, y lo más probable es que eso ocurra, sin reparar en el daño que se cause a la descendencia.

Los especialistas afirman que los hijos de parejas separadas tienen problemas de autoestima que los conducen a mutilarse o buscar el suicidio. Ellos suelen ser más agresivos que los hijos de parejas estables, sufren más la ansiedad y se revelan más propensos a deprimirse. La experiencia de las disputas familiares y la separación que se formalizó, no suele poner fin a los incidentes entre los padres, deja huellas que los afecta durante mucho tiempo, probablemente el resto de sus vidas, llevándolos a la muerte en ciertas ocasiones.

Los adversarios del divorcio argumentan que los adultos no deben separarse, no solo porque sus creencias religiosas lo prohiben, sino por consideración al daño que pueden causar en los hijos. Dado que prometieron amarse y respetarse, tienen que atenerse a lo que dijeron. Sin embargo, los padres cristianos de Curt Cobain y los padres judíos de Judy Garland, demuestran que la gente no siempre sigue los preceptos de la fe que profesa y no es de envidiar la situación de los hijos de parejas que permanecen unidas solo por el qué dirá la comunidad, a pesar de las dificultades reales que atraviesan. La estabilidad forzada de los adultos, puede alimentar los conflictos que no han sido resueltos. La ocasión de nacer y crecer en el seno de familias aparentes como esas, no tarda en convertirse en aprendizaje de silencios ofensivos, desprecios revelados por gestos mínimos y acusaciones disfrazadas de bromas.

¿Qué hacen los hijos enfrentados a una situación similar? Asisten a la puesta en escena de que nada preocupante ocurre, espectáculo tranquilizador para los de afuera, porque los adultos han decidido no perjudicar a sus hijos con la exposición de conflictos que sin embargo existen y no se resuelven. El único acuerdo al que han llegado, es el de evitar las confrontaciones dramáticas, quitando de paso del horizonte cualquier posibilidad de un desenlace. El enfrentamiento demorado, promete prolongarse hasta que la muerte separe a los adultos.

Más probable es que los niños asistan desde la primera fila al desarrollo de conflictos de adultos, con toda su mezquindad y ensañamiento, que no son escamoteados a los observadores. Los padres no se contienen porque haya testigos que puedan  ser dañados por el espectáculo de las mentiras que se destapan, las recriminaciones que se encadenan, los actos violentos que ellos protagonizan. Al enfrentarse en estas batallas conyugales, los adultos no dudan en otorgarle a los niños roles de aliados que deben confirmar la justicia de sus puntos de vista, cuando no los utilizan como rehenes o proyectiles que deben debilitar o herir a su adversario. Medea no mata al marido infiel: le causa el mayor dolor posible, dejándolo con vida, para que continúe sufriendo.

El quiebre de una pareja obliga a los adultos a una serie de reacomodos que insumen tiempo y energías. Algunos salen perdiendo con la separación (dinero, respeto de la sociedad, confort). Otros no vuelven a estabilizarse nunca. Para los hijos, los cambios suelen ser mayores. Ellos no se han separado definitivamente de sus padres, pero tampoco pueden contar con ellos como si fueran el referente único que plantea una familia tradicional. Desde muy temprano, ellos tienen conciencia de descoordinación y las dispares visiones del mundo de los adultos. Aprenden también que una vez separados, pueden manipularlos con mayor facilidad, aprovechando que no están en contacto o que discrepan sobre diferentes materias. Haber experimentado la separación, es aumentar las posibilidades de controlarlos. Dividir para dominar. Una estrategia típica de los hijos de padres separados, es enfrentarlos para sacar ventajas del sentimiento de culpa que los adultos puedan abrigar y la distancia que existe entre ellos.

Hay una pregunta inocente que se hace a los niños de pocos años: ¿a quién quieren más? ¿Al padre o a la madre? Los adultos obligan a los niños a tomar partido por uno u otra, informándoles que ambos no están juntos, que compiten por su afecto, como si se tratara de un juego intrascendente, donde no es aceptada una tercera respuesta, con lo que se revela la existencia de una discordia.

¿Por qué establecer una competencia en el grupo que debería mantenerse unido? Los adultos disputan el afecto de los hijos, como discuten la separación de bienes de pareja que fracasó y acordó disolverse. ¿Con qué hijo se queda cada uno? Cuando hay un solo hijo, como sucede con frecuencia en la actualidad, ¿quién podrá exhibirlo como trofeo de una pareja fracasada? Los hijos de parejas disfuncionales son en ciertos casos sus verdugos y en otros sus víctimas. El dolor por lo que se perdió está presente en ambas situaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: