DESENCUENTROS DE PAREJAS MITOLÓGICAS


Cerámica griega: Teseo y Minotauro

La pareja formada por los dioses griegos Zeus y Hera se encuentran y desencuentran en episodios no exentos de comicidad, por los repetidos adulterios de Zeus y los celos de Hera. Algo similar le pasa a la pareja del viejo y feo Hefesto y la bella Afrodita, que lo engaña con Ares, Anquises y Adonis. El héroe Jasón arma una pareja tormentosa con la exiliada Medea, a quien deja tras haberle dado un par de hijos, para aprovechar un matrimonio de conveniencia con Glauca, hija del rey de Tebas. La inmortal Selene se enamora del mortal Endimión, y al ser víctima de una maldición, solo puede entrar en contacto con el hombre, cuando él está dormido.


Los amores de los dioses y héroes mitológicos no suelen afianzarse mediante un proceso de enamoramiento y compromiso gradual entre ambas partes. Tampoco se extinguen por causa de la rutina, que desgasta los lazos de afecto entre los seres humanos. Dioses y héroes conciben pasiones desmedidas, repentinas, imposibles de controlar. Cuando arman parejas, incurren también en traiciones, cuyas consecuencias no pasan desapercibidas. No existe nada pequeño en estos destinos. Resultan dignos de ser observados, porque exceden los límites habituales.

TESEO, ENTRE ARIADNA Y FEDRA

Teseo goza de privilegios inexplicables desde el momento mismo de su nacimiento. Es hijo de Egeo, Rey de Atenas, que debe pagar un amargo tributo a Minos, Rey de Creta: después de ser derrotado en la guerra. Egeo se ha comprometido a entregar todos los años a siete vírgenes y siete hombres jóvenes, para ser sacrificados al Minotauro, un monstruo de cuerpo humano y cabeza de toro, que es su hijo y habita un laberinto construido especialmente para contenerlo.
Ariadna, hija de Minos, indignada por la bárbara costumbre o (lo más probable) enamorada del extranjero, toma la iniciativa de buscar a Teseo, para compartir con él un secreto que obtuvo de Dédalo, el arquitecto que alzó el laberinto. Si Teseo utiliza un ovillo de hilo para marcar su recorrido, logrará matar al Minotauro, salvar su vida y la de los jóvenes atenienses. Ariadna pone como condición que una vez fuera, Teseo la lleve con él, para evitar la represalia de Minos y sobre todo, para convertirse en su pareja. Esa es la imagen de una mujer apasionada: traiciona a los suyos, se convierte en responsable de la muerte de su hermanastro y opta por el exilio, con tal de asegurarse el amor de un hombre al que apenas conoce.

-¿Lo creerás, Ariadna? –dijo Teseo- El minotauro apenas se defendió. (Jorge Luis Borges)

Una vez muerto el Minotauro, los atenienses se apresuran a hundir las naves cretenses que hubieran podido seguirlos y embarcan de regreso a su patria, llevando con ellos a Ariadna y su hermana Fedra. Una tormenta los desvía de su rumbo y llegan en busca de agua potable a la isla de Naxos. Las razones que llevan a Teseo a abandonar en la playa a Ariadna pueden discutirse. De acuerdo a la versión de Hesíodo, ella se encuentra dormida cuando Teseo ordena embarcar a los suyos, dejándola atrás. ¿Nadie se ha dado cuenta de la ausencia de la princesa? Más probable resulta que Teseo quiera librarse de ella, porque está interesado en Fedra.
De acuerdo a otra versión, que trata de exculpar a Teseo, es Ariadna quien se interna por decisión propia en la isla y se duerme donde nadie puede encontrarla. Teseo se ve obligado a embarcar, un viento inesperado lo aleja de la isla y se obligado a abandonarla. ¿No son demasiadas coincidencias?
Una mujer despechada puede convertirse en un adversario temible, cuando esto sucede en la vida cotidiana. En el mito, Ariadna maldice a Teseo y logra que el rey Egeo se arroje al mar, cuando un descuido de su hijo le hace creer que él ha muerto durante el viaje. Esa desgracia es ambigua, porque facilita el ascenso de Teseo al trono, y vuelve a resultar sospechosa, porque la unión de Teseo y Fedra no les depara la felicidad, sino el conflicto de la pasión que despierta entre Fedra e Hipólito, su hijastro. Al abandonar a Ariadna, tal como sucede a Jasón cuando abandona a Medea, Teseo asegura su desgracia. El quiebre de la pareja es tolerado por la sociedad, que no discute el derecho de los hombres a cambiar de parecer y aburrirse de las mujeres que hasta poco antes los atraían, pero de todos modos resulta desaconsejable, dados los poderes considerables (temibles) de las mujeres.

Cerámica griega: Teseo, Minotauro y Ariadna

La hazaña de Teseo es admirable, pero tiene un defecto: no existiría de no ser por la estrategia y los instrumentos que suministra Ariadna. Paralelamente, el proyecto de Ariadna es perfecto, pero no puede acometerse sin el aporte de Teseo (o de cualquier otros que cumpla las mismas condiciones: a) demostrar la decisión suficiente para entrar en el laberinto, hallar al Minotauro y matarlo; b) ser tan atractivo como para alentar a Ariadna a enamorarse de él, al punto de convencerla de planear la muerte de su hermano y la humillación y distanciamiento de su padre).
La mujer que aparece en esta historia es temible, porque planifica acciones que alteran el orden establecido por los hombres, guiada por sus hormonas. El hombre no merece la confianza de su pareja, porque no se siente atado a ella por ninguna gratitud. Cuando tal situación se da y es conocida por otros, la mujer se vuelve detestable, sin importar los atractivos que se adviertan en ella.
Ariadna tiene que buscar un Teseo para manifestarse, un hombre que podría ser casi cualquier otro, mientras que Teseo no puede aceptar que Ariadna lo ate, puesto que ella podría ser otras, como demuestra su historial de conquistador. Si ella es fiel, cumple con el mandato que la sociedad ha establecido para todas las mujeres, incluyendo las diosas. Si él es fiel, en cambio, se rebaja su estatura de héroe.

ARIADNA, DESDE TESEO A DIONYSOS

John Vanderlyn: Ariadna dormida

Los pintores han representado a Ariadna como una bella mujer, pacíficamente dormida, a veces denuda, a la que su pareja traiciona con su hermana. Mayor desolación es imposible. De la ópera de Claudio Monteverde se conserva solo el aria del Lamento de Ariadna, que corresponde a ese momento en que el abandono es percibido por el personaje. Se encuentra sola, en un territorio que desconoce, ha dejado atrás a su patria, su familia y el amante por el que todo lo sacrificó. Ella es la imagen perfecta del sufrimiento femenino, que se alimenta del aislamiento y la indefensión.
Al alejarse de Creta, Teseo tuvo a su disposición a dos mujeres, y como se trata de un drama antiguo, en lugar del doble juego de la moral burguesa, debió optar por una de ellas, abandonando a su suerte a la otra. No es una solución demasiado honesta, pero traicionar a una mujer traidora, que deshonró a su padre, no parece una falta demasiado grave.
Ariadna tiene en su historia la posibilidad de encontrarse con dos hombres, pero en ningún caso le es dado optar por cualquiera de ellos: el primero la abandona cuando tiene la oportunidad de hacerlo, y el otro que la encuentra a continuación, la colma de una pasión que compensa cualquier dolor que la mujer haya experimentado.

Dejadme morir / dejadme morir / ¿Esperáis, que me consuele / en un trance tan duro / en un martirio como éste? / Dejadme morir. / (…) ¡Oh Teseo, oh Teseo mío! /  Vuelve a mirar a aquella / Que por ti abandonó su patria y reino / y en esta playa, ahora / presa de fieras despiadadas y crueles / sus huesos dejará. (Strozzi y Monteverdi: L`Arianna)

Las fieras que asustan a Ariadna no son tan temibles como parecían. Forman parte de un cortejo en el que figuran también músicos y un carro donde llega una figura humana joven y de inusitada belleza, el dios Dionisos (Baco para los romanos) el dios del vino y la euforia, que enloquece a las mujeres durante las procesiones en su homenaje. Dionysos la invita a viajar en su compañía, la convierte en su esposa y la conduce al cielo de los inmortales. El verdadero amor no tiene por qué ser el primero, como se advierte en este caso, sino aquel que se impone después de haber experimentado el desengaño.
Hay quien ve en esta transición el crecimiento emocional de Ariadna. Si alguien sobrelleva el duelo del primer amor, recibe como premio una felicidad perfecta que de otro modo hubiera desconocido. La mujer que toma la iniciativa es castigada, por desafiar las normas de su cultura, que espera su sometimiento. La mujer que se entrega al hombre en el que ha logrado despertar una pasión, en cambio, recibe como premio una felicidad ilimitada. La pareja ideal, de acuerdo a la concepción griega, es aquella donde la mujer vive en pareja, que es fiel y se ha resignado a la subordinación al hombre.

¿No hay que odiarse primero, si se ha de amar? / Yo soy tu laberinto. (Friedrich Nietzsche)
Pasar de Teseo a Dionisos es para Ariadna cuestión de salud y de curación. (Pilles Deleuze)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: