¿CÓMO Y DÓNDE SURGE LA PAREJA?


¡Cuánta energía se gasta durante la búsqueda de la pareja más adecuada para los fines de la reproducción, y luego de obtenerla, cuánto esfuerzo cuesta conservarla, o intentando librarse de ella, porque ha perdido el atractivo inicial o incluso resulta peligrosa! Ninguna de estas preocupaciones atormenta a los organismos que se reproducen sin depender del sexo. Ellos se dividen y regeneran sin descanso, como si no tuvieran otra cosa que hacer.

No obstante, hace seiscientos millones de años apareció sobre la Tierra la reproducción sexual, y con ella la diversidad y complejidad de las formas de vida superiores. Aparecen las esperas de un compañero sexual adecuado, las búsquedas de pareja, el empleo de señales difíciles de ignorar para las eventuales parejas (como el plumaje de las aves, el perfume de insectos y los mamíferos), para establecer los encuentros entre individuos fértiles, el complejo ceremonial de los cortejos nupciales, el cuidado de las crías, etc. El sexo introduce en el mundo una complejidad de situaciones inagotable.

Los hermafroditas, como sucede con gran parte de los caracoles y babosas, tienen simultáneamente los órganos de ambos sexos, por lo que bien pueden autofecundarse. Solitarios en sus conchas, podría suponérselos autosuficientes. Sin embargo, se observan unos a otros, se palpan, se excitan cada vez que se encuentran con un semejante, improvisan danzas que insumen horas, durante las cuales se fecundan, aunque de no darse la coincidencia, también podrían continuar sin mayores problemas (ni estímulos) su aburrida existencia solitaria. Si llegan a establecer parejas apasionadas, la coincidencia no se prolonga más allá del cortejo.

caracoles2

Al observar aquellos animales que tienen funciones sexuales diferenciadas (machos por un lado, hembras por el otro), se nota que no siempre establecen parejas entre ellos. Durante la etapa del cortejo, las hembras suelen evaluar por el olor o el color, si aceptan o no el material genético que proponen los machos y condicionan el acercamiento de uno o varios de esos reproductores, exclusivamente para los fines de la fecundación o durante la etapa de gestación y crianza de sus descendientes.

Entre los insectos, la mantis religiosa demuestra que las hembras y los machos pueden tener tamaños y poderes disímiles: ella es más grande que él, lo atrae mediante la emisión de feromonas que atraen a varios y solo les permite tocarla una única vez, para el apareamiento, que dura un par de horas y suele ser el último instante de la vida del macho, porque la hembra los devora (en ocasiones, cuando todavía no ha completado la fecundación).

mantis_religiosa1

Los peces tienen fecundación externa (si se excluye a los tiburones y peces espada), por lo que ni siquiera necesitan tocarse durante el proceso de reproducción. Sus relaciones son distantes, parecidas a hacer el amor por internet. Los anfibios tienen fecundación externa, por lo que bien podrían mantenerse tan alejados de sus parejas como los peces, pero los sapos machos abrazan durante horas a las hembras, antes de que ellas suelten los óvulos y el marcho se encuentre en condiciones de fecundarlos con su esperma.

Los reptiles también ponen huevos, pero eso ocurre después de que la hembra es fecundada por el macho. Primero se establece la pareja (probablemente sin mucho cortejo de por medio), para que luego ocurra la fecundación. Esta es una secuencia que se volverá cada vez más compleja en otras formas de vida.

Entre las aves, el macho fecunda a la hembra y ella pone luego los huevos. La duración del contacto entre ambos y la relación que entablan con las crías, cambia de especie en especie. El gallo y la gallina se tocan durante unos pocos segundos y no mantienen una relación individualizada (el gallo es el macho de todas las hembras disponibles en el gallinero), pero entre los gansos se establecen parejas que duran toda la vida. El avestruz macho es todavía más atento a su pareja, porque se mantiene cerca después de la fecundación y ayuda a empollar los huevos. En las condiciones extremas que brinda el clima del polo sur, los pingüinos (macho y hembra por igual) se turnan para empollar el único huevo que ha puesto la hembra y alimentar al polluelo con el alimento obtenido en un lugar remoto.

cortejo-albatros

Cuando se llega a los mamíferos, la fecundación es interna, surge del contacto íntimo entre el macho y la hembra. No obstante, hay excepciones, como la hembra del dragón de Cómodo, que puede prescindir del macho para reproducirse (aunque en ese caso las crías sean siempre hembras). El proceso de formación de la cría en los mamíferos ocurre en el interior del cuerpo de la madre y la relación que se da entre ambos sexos resulta muy variada. Los gatos y las gatas parecen odiarse todo el tiempo que dura el cortejo, porque intercambian bufidos y zarpazos. Pueden ser varios machos para fecundar a la misma hembra (ella produce muchos óvulos simultáneamente). Una vez concluida la cópula, los machos y las hembras vuelven a ignorarse o se refugian en la hostilidad.

cortejoleones

Los ciervos machos olvidan alimentarse cuando entran en celo, tras oler a las hembras que ovularon. Ellos braman y exhiben su vistosa cornamenta, delimitan su territorio con la orina y excavando el suelo con las pezuñas. Luego luchan con sus competidores y el más fuerte es quien goza del privilegio de fecundas a la hembra, convertida en trofeo del grupo.

El cortejo de las parejas humanas, adquiere características nuevas, más complejas, pero de ningún modo desligadas de aquellas que se observan en el resto de los animales, porque la humanidad dispone de lenguaje e instituciones que otorgan variedad, estabilidad y significado a sus ceremonias. No se trata solo de preservar la especie de la manera más adecuada, sino de dar cauce a una afectividad, reproducir normas y valores compartidos por la comunidad en la que se arma una pareja.

Los cangrejos machos compiten en armar madrigueras en la playa y aquel que se revela capaz de excavar la más profunda y segura para los huevos de la hembra, es el elegido por ella para convertirse en su pareja, tal como los hombres exhiben ante sus posibles parejas sus ropas costosas, vehículos, propiedades o éxitos profesionales, prometiendo seguridad para la eventual descendencia.

Entre las aves, los machos de los urogallos y los pavos reales despliegan los colores más vistosos de su plumaje o escamas ante las hembras, tal como los hombres ofrecen a quienes podrían sus parejas, las evidencias de su buen estado de salud, sus músculos o juventud. Los grillos cantan la noche entera, tal como los hombres hablan de sus éxitos profesionales y conquistas amorosas, para despertar el interés de las hembras que los reclaman como padres de sus crías.

En buena hora sucede, porque la continuidad de la especie depende de esta urgencia de compañía que los seres humanos comparten con los animales, como describen hacia el final de la Edad Media las palabras de Celestina, una mujer que lucra de hacer parejas, despreocupándose de que puedan durar o no, más allá de la urgencia del deseo.

CELESTINA: Es forzoso el hombre amar a la mujer y la mujer al hombre. (…) Verdaderamente es necesario que se turbe con la dulzura del soberano deleite, que por el Hacedor de las cosas fue puesto porque el linaje de los hombres perpetuase, sin lo cual perecería. Y no solo en la humana especie, mas en los peces y las bestias, en las aves, en los reptiles y en lo vegetativo algunas plantas han este respeto, si sin interposición de otras cosa en poca distancia de tierra están puestas. (Fernando de Rojas: La Celestina)

2 respuestas a ¿CÓMO Y DÓNDE SURGE LA PAREJA?

  1. Maruja de la Fuente dice:

    Interesante averiguar el origen de la pareja del hombre desde el punto de svista intelectual, ya que desde el biológico las cosas son más sencillas y obedencen al imperativo del “creced y multiplicaos”.-
    A mi me cae muy bien Lilith
    Es interesante la página y los temas que abordas.

    Chau, saludos que estén bien.
    Maruja de la Fuente

  2. stefa dice:

    es increible la naturaleza¡¡¡¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: